Si tuviera que hacerte un regalo, sería la aceptación…


Cuantas veces en la vida hemos pasado por situaciones dolorosas, por situaciones que nos han dejado completamente desolados y sin ningún motivo para seguir.

Cuantas veces nos hemos preguntado por qué tiene que ser así, por qué ha tenido que ocurrir.

Cuantas veces en la vida nos hemos martirizado pensando por qué ha tenido que acabar y si yo podría haber hecho algo para que eso no pasara…

Cuantas veces en la vida nos hemos preguntado si las cosas podrían haber sido de otra manera, si las cosas podrían haberse evitado…

Y cuantas veces en la vida vamos a seguir buscando explicaciones en el pasado, a las cosas que no podemos aceptar en el presente…

Por eso, si tuviera que hacerte un regalo, por encima de todas las cosas, te regalaría la aceptación.

Porque en la vida nadie nos enseña a aceptar el final, a aceptar que las cosas se acaban.

Nadie nos enseña  a aceptar que la gente se va, a aceptar que a fin de cuentas… todo es temporal.

Te regalaría la aceptación para que supieras decirle adiós a las personas, para que supieras despedirte de las situaciones, para que pudieras seguir tu camino y entender que el tiempo tiene que seguir, que no podemos aferrarnos a algo que no va a continuar, que por mucho que nos duela, las cosas tarde o temprano tienen que llegar a su final.

Y por eso, si tuviera que hacerte un regalo, sería sin lugar a dudas…la aceptación.

Porque vivir una vida que tiene un final sin saber aceptarlo no es lógico, porque aferrarse a lo que no depende de nosotros no tiene sentido y porque vivir mirando el vacío que dejan las cosas es demasiado destructivo.

Así pues, si tuviera que hacerte un regalo… definitivamente, sería la aceptación

Y si tú quisieras aceptarlo… tendrías la explicación que tanto tiempo llevas buscando.

Si quisieras aceptar mi regalo entenderías por qué las cosas hay que dejarlas ir, por qué hay que dejar el dolor que te mantiene parado y continuar con la vida.

Si quisieras aceptar mi regalo, entenderías cómo un hueco que tú solo sientes como dolor, puede ser usado para un nuevo comienzo…

Si quisieras aceptar mi regalo, podría enseñarte a seguir caminando, a seguir creciendo y a seguir viviendo.

Y si quisieras aceptar mi regalo, podría enseñarte que el adiós que tanto te duele, puede convertirse en un hola…

Por eso, déjame que te haga un regalo, dame tus manos y dime hola.

 

Vanessa Gallego de Marcos

Psicóloga especialista

Tel: 639775533

C/Profesor Beltrán Báguena 5, planta 9-despacho 4-Valencia

vgdemarcos@gmail.com

@Vgdemarcos

 

aceptacion

 

 

Dime de qué tienes miedo


Dime de qué tienes miedo…
Dime de qué estás tan asustado,
Dime, qué hay que pueda ser tan malo como para que no lo quieras intentar,
Dime, por qué merecería la pena vivir, si no es por aquello por lo que realmente quieres vivir,
Dime, si realmente lo quieres vivir, por qué no lo vas a intentar,
Dime si puedes vivir con la idea de un eterno interrogante,
Dime si sabes cómo va a acabar aquello que no empezaste,
Y dime, si no lo sabes, por qué no lo intentas…

 

Porque tienes miedo,

Porque no quieres sufrir,

Porque estás asustado,

Porque te temes lo peor,

Porque te da miedo vivir…

 

Y dime, ¿qué es lo peor?
Dime qué hay peor que vivir a medias,
Dime qué hay peor que vivir asustado,
Dime qué es peor que dejarte controlar por el miedo,
Por el pasado,
Por lo anterior,
Por la sensación de fracaso,

 

Dime, qué va a ser de ti si nunca lo intentas…
Y dime, ¿esa es la vida que quieres vivir?

 

Vanessa Gallego de Marcos

Psicóloga especialista

Tel: 639775533

C/Profesor Beltrán Báguena 5, planta 9-despacho 4-Valencia

vgdemarcos@gmail.com

@Vgdemarcos

20141007-110605.jpg

No dejes que el sufrimiento de la vida cambie quien eres…


 

Si en cada situación difícil de la vida, perdemos un poquito de nuestra inocencia,

Si en cada momento de dolor, perdemos un poquito de humanidad,

Si en cada desengaño amoroso, perdemos una parte de nuestra ilusión por lo mágico,

Y si en cada frustración del camino, nos llenamos de dolor…

Qué nos queda?

Si cada día que llueve, miramos la vida desde la ventana,

Si en cada momento de miedo, corremos a escondernos,

Si en cada meta que cuesta conseguir, nos invade la desconfianza,

Y si en cada pérdida vemos maldad…

Qué nos queda?

Si en cada momento de dificultad, nos asustamos y perdemos la esperanza,

Si en cada batalla nos ponemos a la lucha, en lugar de bajar las armas,

Si en cada momento de espera, perdemos la paciencia,

Y si en cada momento de soledad, perdemos la confianza en el ser humano…

En quién nos convertimos?

No permitas que todo eso haga que dejes de ser quien eres, porque si nosotros nos pedemos…

 Qué nos queda?

Vanessa Gallego de Marcos
Psicóloga especialista
Tel: 639775533
C/Profesor Beltrán Báguena 5, planta 9-despacho 4-Valencia
vgdemarcos@gmail.com

@vgdemarcos

Mi vida… es un caos…


Un caos.

Eso es exactamente lo que está pasando.

Todo es un caos.

Todo está mal.

Todo se me ha ido de las manos, todo.

No entiendo de qué manera he llegado a este punto.

Cuando era pequeño, cuando fantaseaba conmigo mismo y como me iría la vida cuando fuera mayor…

No me imaginaba ésto.

No me imaginaba que mi vida iba a ser un caos.

Mal.

Es la única palabra que se me ocurre para describir lo que he estado haciendo.

Algo he tenido que hacer mal…

Yo soy lo que está mal…

 

Deja de hacer eso.

Deja de machacarte de esa manera.

Deja de autocompadecerte y buscar los fallos una y otra vez.

Deja de lastimarte y sumirte en un pozo de recuerdos destructivos.

Déjalo ya.

No ves que de esa manera no vas a solucionar nada.

Tienes que plantear las cosas de otra forma.

Sana.

Busca lo que quieres cambiar.

Busca en ti lo que verdaderamente te hace bien.

Busca la forma de salir de esta situación.

Pero… deja de revivir los errores una y otra vez y busca soluciones.

Ve a por ello.

Te mereces ser feliz.

 

Vanessa Gallego de Marcos
Psicóloga especialista
Tel: 639775533
C/Profesor Beltrán Báguena 5, planta 9-despacho 4-Valencia
vgdemarcos@gmail.com

@vgdemarcos

 

Deja de empeñarte… eso no es amor


Sigues empeñado en llamar amor a esa historia que dices que tienes, cuando estás dejando de lado lo que verdaderamente eres y lo que verdaderamente quieres?

Sigues empeñado en llamar amor a esa vida que dices que llevas, cuando solo te trae buenos momentos de una forma tan puntual que  apenas puedes saborearlo?

Sigues empeñado en llamar amor a esas cosas que dices que sientes, cuando la mayoría del tiempo te pasas preguntándote si lo estás haciendo bien y si la persona que crees que tienes al lado va a seguir contigo el próximo fin de semana?

Sigues empeñado en llamar amor a esas ideas que dices que tienes, cuando es imposible hacer planes y más imposible es todavía plantearse un futuro común?

Y dime una cosa más, sigues empeñado en llamar amor a esa sensación que dices que sientes, cuando llevas sin sonreír de verdad tanto tiempo que se te está olvidando?

Deja de empeñarte, eso no es el amor…

Vanessa Gallego de Marcos
Psicóloga especialista
 Tel: 639775533
C/Profesor Beltrán Báguena 5, planta 9-despacho 4-Valencia
  vgdemarcos@gmail.com

@vgdemarcos

La realidad más sincera…


Quiero compartir con vosotros una experiencia real, de una persona real… para que sepáis, que aun cuando las cosas parezca que no van a estar bien jamás… lo estarán, solo necesitas tener pacienecia y trabajar para ello.

Estas líneas de pura verdad, las escribe una persona que está trabajando para superar todos sus miedos, con esfuerzo, con paciencia y con motivación!

Aun cuando la lluvia caiga tan fuerte que hasta te duela

Aunque los relámpagos te cieguen y los truenos no te dejen oír

A pesar de que toda la tormenta te haga caer

Y sientas que no tienes fuerzas para seguir, sigue.

Puede que pienses que la lluvia no cesará

Y también que no podrás caminar.

Aun cuando no veas solución sigue

No te rindas, no pierdas la lucha sin haber luchado antes,

Porque el poder que TU tienes, tu fuerza, tu valentía, tu coraje

Serán los que harán que ganes la lucha, puede que pierdas batallas

Pero tan solo son eso “batallas”.

Tan solo recuerda que después de la más dura tormenta

Siempre llega un precioso y maravilloso arcoíris

Ahí es cuando veras que la lucha mereció la pena.

Créeme cuando lo digo, porque yo he pasado por eso.

Vanessa Gallego de Marcos
Psicóloga especialista
Tel: 639775533
C/Profesor Beltrán Báguena 5, planta 9-despacho 4-Valencia
vgdemarcos@gmail.com

@vgdemarcos

 

Que equivocada estás princesa…


Te equivocas princesa cuando tus ojos se fijan en el príncipe que dice que te llevará al castillo.

Te equivocas princesa cuando lo que estás valorando es ese mundo maravilloso que un día te llegaría.

Te equivocas princesa cuando tus deseos nunca tocan el presente.

 Que equivocada estás princesa, cuando lo que te mantiene en el día a día no son nada más que sueños.

Que equivocada estás princesa, cuando el príncipe que tienes está más preocupado por su capa que por si tienes sed.

Que equivocada estás princesa, cuando durante todo ese camino que recorres con tu príncipe, él va delante y tu detrás.

 Te equivocas princesa cuando adoras a ese príncipe que te cuenta todas sus proezas y no te pregunta por las tuyas.

Te equivocas princesa, si todo lo que quieres es mantenerle a tu lado aunque tú no seas feliz.

         Te equivocas princesa… busca la forma de salir del cuento.

 

Vanessa Gallego de Marcos
Psicóloga especialista
Tel: 639775533
C/Profesor Beltrán Báguena 5, planta 9-despacho 4-Valencia
vgdemarcos@gmail.com

@vgdemarcos

 

La primavera antes duraba más…


primavera

 

La primavera antes duraba más…

No sé si te has dado cuenta, pero antes… la primavera duraba más… los días tenían más color, los momentos eran más eternos, tenían más vida, estaban cargados de ilusión, había más emociones, más color…

El tiempo parecía detenerse, teníamos toda la vida por delante, podíamos ser cualquier cosa, en cualquier momento, de cualquier manera… antes… la primavera duraba más.

Salir a la calle, estar con los amigos, quedar para el fin de semana, ver la tele, estudiar, suspender, aprobar…  todo lo que pasaba era más auténtico, lo vivíamos de otra manera, no sé si mejor, pero de otra manera.

Cuando uno se va haciendo adulto, las responsabilidades, los horarios, el trabajo, los desgastes emocionales, la falta de tiempo, las heridas sin curar… todo… va a haciendo que no sepamos disfrutar de las cosas como antes lo hacíamos.

Mientras hacemos las cosas ahora, de adultos, el “ahora” no existe, pensamos en el luego, en lo que pasará, en el “y si…”, pero… cometemos un error, nos saltamos los momentos, no vivimos las cosas de forma auténtica, no nos dejamos llevar por las emociones, nos da miedo sufrir, nos da pereza pararnos a vivir con todos los sentidos… ya… no disfrutamos de la primavera.

La mayoría de los adultos experimenta lo que estoy contando, el tiempo se les escapa entre las manos, no entienden como las cosas han podido cambiar tanto.

No dejes que eso te pase a ti, no dejes, al menos, que eso te siga pasando, haz que tu primavera dure más, que cada momento dure más, que cada cosa sea más.

Vanessa Gallego de Marcos
Psicóloga especialista
Tel: 639775533
C/Profesor Beltrán Báguena 5, planta 9-despacho 4-Valencia
vgdemarcos@gmail.com

@vgdemarcos

¿Por qué dejas tu vida en manos de los demás?


Es una cuestión que nos puede ayudar a darnos cuenta del tremendo error que cometemos al dejar nuestra vida en manos de los demás.

Nuestra felicidad, nuestro avance personal, nuestro disfrute y objetivos propios…

Cuanta gente a nuestro alrededor, incluso podemos ser nosotros mismos, los que sin darnos cuenta estamos dejando demasiado a manos de otros.

 “Sí me trataran mejor, sí me dijeran lo que me gustaría oír, sí me tuvieran en cuenta, sí me amaran, si me dieran lo que necesito, si hicieran lo que quiero…”

 ¿Pero y que pasa si no lo hacen, si no nos atienden como nos gustaría, si las cosas no fueran exactamente como nosotros queremos, si ellos no fueran capaces de darnos lo que necesitamos o no quieren hacerlo…?

Actuando de esta manera, dejando a manos de otros nuestra felicidad, estamos siendo pasivos, estamos siendo meros espectadores de nuestra vida, lo que hará que estemos lejos de ser quien queramos ser y de vivir como queramos vivir.

 ¿Pero y no somos nosotros los únicos responsables de nuestra vida?

 ¿Por qué entonces nos vamos a sentar a ver lo que los demás son capaces de darnos o no, lo que los demás quieran darnos o no, o lo que los demás nos valoran o no?

 Podemos ser mucho más que meros espectadores, podemos ser las personas que tienen un plan de vida y van a por él, los que se crean sus metas y luchan por ellas, los que deciden sobre si propia vida sin cedérsela a nadie más.

Ahora que ya lo sabes…

¿Si nuestra vida depende mucho más de nosotros de lo que creíamos, por qué vamos a seguir poniéndola en manos de los demás?

 

Vanessa Gallego de Marcos
Psicóloga especialista
Tel: 639775533
C/Profesor Beltrán Báguena 5, panta 9, despacho 4-Valencia
vgdemarcos@gmail.com

@vgdemarcos

Por qué nos cuesta tanto…


Por qué nos cuesta tanto...

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 732 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: