Un poquito de coaching para todos!


¿Quién no se ha planteado un cambio de vida alguna vez?

Un cambio de vida en el sentido más radical del concepto o en el sentido de cambiar algunas cositas del día a día…

Hacer un proceso de coaching es eso, “simplemente eso”, o “todo eso”… depende de cómo lo quieras ver!

En un proceso de coaching, se pretende entender los límites que nos ponemos a nosotros mismos, la forma en la que se enmascaran esos dichosos límites y los complejos disfraces con los que nos alejamos del bienestar, que sin duda alguna, todos nos merecemos.

Pues bien, en un proceso de coaching podemos trabajar todas las cosas que nos están alejando de la persona que queremos ser.

Me gustaría contarte algunas cosas de los trabajos en los que, con mucha motivación y muchas ganas de superarse a uno mismo, he disfrutado de esto, que para mi es un arte de felicidad!

  • Aprender a organizar nuestro tiempo de una forma más sana, aprovechar todo ese tiempo en hacer las cosas que realmente nos gustan y nos hacen felices.

  • Buscar la manera de llegar a producir ese cambio de rumbo laboral que tanto deseas y que por miedos o por desconocimiento no nos atrevemos a iniciar.

  • ¿Críticas, evaluaciones negativas por parte de supervisores y personas de nuestro día a día? Cuánto daño hacen y qué destructivas son, pero como no nos conviene poner nuestro bienestar en manos de que la gente que nos rodea, decida aprender a comunicarse sanamente, ¿por qué no aprender nosotros a manejarnos con ello?

  • Ser conscientes de hasta qué punto el orden o las rutinas (¿que nos ha metido en la cabeza quién?), las listas de prioridades “establecidas”, los “deberías dichosos” y los “tengo qué boicoteadores”, nos están limitando la felicidad, la espontaneidad y lo más peligroso de todo: el disfrutar de las personas que queremos.

  • Atrevernos a romper con el dolor que venimos arrastrando del pasado y que no hace nada más que condicionar nuestro presente, nuestras decisiones actuales y nuestras actitudes del ahora.

  • ¿Cuánta gente no está siendo ella misma por miedo a las críticas, al qué dirán, a no estar a la altura…? Y cuántos de nosotros no nos hemos visto actuando y en definitiva, viviendo muy por debajo de lo que podíamos llegar a ser por todas esas inseguridades… Identificar esto y liberarnos de ello, es un proceso absolutamente liberador y rico para nuestro propio desarrollo.

Estas pinceladas que os comento, son solo algunas de las que he vivido con los clientes con los que he trabajado en un proceso de coaching.

Me gustaría dejaros, algunos de los comentarios que me enviaron una vez finalizado el proceso, para compartir de una forma más cercana, qué hacemos realmente en un trabajo de coaching!

“El punto de partida de este proceso de coaching era difícil, puesto que el reto que me planteaba era cambiar unos hábitos de comportamiento muy arraigados que se habían intensificado en los últimos años. Estos hábitos venían dados por una excesiva necesidad de tener todo bajo control, que me hacían comportarme de manera obsesiva sobre todo con respecto a mi hogar y a mi familia, hasta el punto de dificultar enormemente la convivencia y estar siempre (yo) a punto de estallar. Con este antecedente, veía no imposible, pero si muy difícil el poder efectuar un cambio en mi modo de actuar. Gracias a Vanessa y su manejo del proceso, este cambio ha sido mucho menos duro de lo que en un principio me planteaba. Desde nuestra primera sesión, me supo transmitir confianza y profesionalidad, planteándome preguntas que me llevaban a buscar cada vez más profundo para hallar una respuesta, hasta el punto de obtener yo misma información y planteamientos que ni siquiera había tenido en cuenta. Este procedimiento ha sido muy útil, puesto que me ha permitido “bucear” en mi interior para ser capaz de sacar el potencial que tengo y poner manos a la obra en la ejecución del cambio. Todo el trabajo realizado en las sesiones semanales lo hemos complementado con ejercicios para realizar durante la semana en mi casa, abordando así el conflicto de forma directa cada día. Dichos ejercicios me los ponía yo misma con la orientación de Vanessa, haciendo el proceso fácil y no invasivo. En ningún momento me he sentido forzada u obligada a abordar mi problema de una manera en la que yo no estuviese de acuerdo, y esto ha hecho que mi motivación fuese aún mayor, al ser yo misma la que, con la orientación de Vanessa, iba diseñando cada paso del proceso. Todo esto en conjunto, ha sido lo que ha permitido alcanzar el objetivo en apenas dos meses y medio. Gracias al cambio obtenido, no solo ha mejorado mi calidad de vida y la de los que me rodean, sino que me he reencontrado con partes de mi que tenía enterradas, renovando así mi potencial y mi fuerza interior. En mi opinión, Vanessa ha sabido manejar el proceso de principio a fin con gran profesionalidad y sobre todo naturalidad. Cada paso dado en una nueva sesión, tenía sentido tras la sesión anterior. Ha sabido hacer de este proceso más llevadero de lo que yo esperaba y sobre todo, muy constructivo.

Muchas gracias por todo. Por cierto, hoy hemos pasado un día de la madre fantástico, con aperitivo en familia incluido, y todo ello pese a que el jardín estaba hecho un desastre!! (Y la plancha sin hacer…). Saludos!”.


“A lo largo del proceso me he sentido muy bien contigo, la sintonía que teníamos era evidente y no me ha costado absolutamente nada abrirme contigo, las sesiones siempre he considerado que me han aportado algo, de todas he conseguido llevarme algo y el trabajo que he realizado en el proceso no me ha resultado para nada pesado y laborioso, sin embargo los buenos resultados han sido evidentes y visibles. Por lo que considero, francamente, que has hecho un trabajo excelente!
Ahora que ha pasado un tiempo desde que acabamos, miro hacia atrás y estoy mas agradecida si cabe del proceso,
Mil gracias de nuevo!”.


“Hola Vanesa, quiero agradecerte a través de este mensaje por el apoyo tan grande y los logros que he tenido gracias a tu ayuda.

Desde el principio de nuestras sesiones me he sentido muy bien contigo, has sido una persona muy cercana y profesional. Has hecho que entendiera el por qué de muchas de las situaciones en las que no me atrevía a actuar, mi relación con mis miedos e ideas preconcebidas que no me dejaban actuar eficazmente para una adecuada relación con otros, sobre todo en el ámbito de mi negocio como consultora de belleza. Me has inducido a resolver por mi misma, mis conflictos internos y salir airosa de situaciones donde antes no me atrevía a actuar, o simplemente juzgaba según mis códigos establecidos.

Estoy feliz con los cambios que estoy experimentando y eso te lo debo a ti, por ser mi guía en este proceso tan importante para mi y mi evolución como persona.

Ha sido una experiencia genial y que no dudaré en recomendar a todo aquel que de alguna manera lo necesite.

Además eres una linda y agradable persona, me transmites paz y seguridad

un beso grande y mil gracias”.


“La decisión de iniciar el proceso de coaching, inicialmente no atendía a un motivo concreto, si bien intuía que podía ser interesante y beneficioso realizarlo, dadas ciertas circunstancias personales que me remueven interiormente desde hace algunos años.

En la primera sesión, a modo introductorio y por indicación de mi coach, hice una reflexión sobre mi estado actual familiar, profesional y personal, la cual fue el punto de partida del proceso posterior. Esta primera sesión resultó ser ligeramente intimidante en tanto que las cuestiones planteadas por mi coach como consecuencia de mi reflexión, me producían cierta incomodidad descubrirlas o tomar conciencia de ellas.

Entiendo que fue algo normal ya que resulta difícil abrir los sentimientos a una persona desconocida además de la confusión y aturdimiento que produce no tener las respuestas claras a las cuestiones planteadas.

En esta primera sesión, mi coach se mostró amable y comprensiva a pesar de mi ceguera en cuanto al objetivo del proceso.

Me sorprende comprobar su capacidad de visualizar, desde la primera sesión sin conocerme de nada, el escenario que yo había relatado a base de sentimientos, conductas y comportamientos.

Superada la primera sesión, el esfuerzo de mi coach se centró en desmantelar el discurso que yo había aprendido durante muchos años, el cual había interiorizado como escudo protector, para conseguir definir el objetivo que me ayudaría a alcanzar, al finalizar el proceso.

En esta sesión y en las siguientes, gracias a las preguntas abiertas formuladas por mi coach fueron surgiendo aspectos de mi personalidad y carácter que me abrumó conocer como la falta de autoestima y la personalidad exigente/estricta, ambos relacionados.

Al finalizar cada sesión, mi coach realizaba un análisis a modo de resúmen que me ayudaba a relacionar y a comprender mejor lo surgido en la sesión, de forma clara y con gran precisión. Todavía me maravilla pensarlo…

 Finalmente, definido el objetivo tras varias sesiones, la dinámica del proceso se orienta a ayudarme a salvar los obstáculos (de tipo personal y profesional) que encuentro en el camino, los cuales ya conocía o intuía, y que espero superar con su ayuda.

 Aunque el proceso de coaching no ha finalizado, no me precipito al afirmar que el trabajo realizado por Vanesa hasta este momento, ha sido delicadamente riguroso y sin ánimo de resultar contradictoria, flexible cuando las circunstancias hacían virar el proceso, demostrando una seguridad en su alocución inalterable.

Sin duda, de todas las cualidades que tiene Vanesa como coach, destacaría su solidez y todos y cada uno de los sinónimos que permite la extensión del adjetivo: tenacidad, consistencia, estabilidad, seguridad, rigor….

Personalmente, el proceso está resultando satisfactorio y beneficioso puesto que me está ayudando a comprender el origen de las dificultades que planean sobre mí en la actualidad y a tomar las medidas necesarias para superarlas y, lo más importante para mí, a reafirmarme en la calidad de mi presente con vocación de un cambio sosegado en el futuro. 

Me siento feliz y agradecida y, por supuesto muy bien acompañada.”

 Espero que hayáis disfrutado de la lectura y que con ello tengáis un poquito más claro el mundo del coaching, que no es más que una forma de trabajar por  la felicidad de cada uno!

Vanessa Gallego de Marcos
Psicóloga especialista y Coach Profesional
Tel: 639775533
C/Profesor Beltrán Báguena 5, planta 9, despacho 4-Valencia
vgdemarcos@gmail.com

 

 

 

 

 


Anuncios

Publicado el 26 mayo, 2015 en psicología. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: