TOC


TOC

El Trastorno Obsesivo Compulsivo según la Asociación ATOC (Asociación de Trastorno Obsesivo-Compulsivo en España) se define como:

La presencia de obsesiones y/o compulsiones repetidas y suficientemente graves para causar un malestar intenso e interferir en la vida cotidiana de la persona, es decir, en su entorno laboral, en sus relaciones y actividades sociales y en su rutina personal.

En esta definición se deja presente la idea de que el trastorno puede estar compuesto por obsesiones y/o compulsiones, pero no necesariamente tienen que aparecer las dos.

La tasa de prevalencia de este trastorno es de 1,6 % – 2,5 % de la población (según datos de 1995, ECHEBURÚA), afectando por igual a ambos sexos, a diferencia de los niños, donde se han encontrado más afectados en el caso de los varones.

Para entender mejor en qué consiste el trastorno es importante conocer la idea que mantiene el manual diagnóstico DSM (APA), según el cuál los criterios para diagnosticar este trastorno serían los siguientes:

A. Se cumple para las obsesiones y las compulsiones:

Las obsesiones se definen por 1, 2, 3 y 4:

1. Pensamientos, impulsos o imágenes recurrentes y persistentes que se experimentan en algún momento del trastorno como intrusos e inapropiados, y causan ansiedad o malestar significativos
2. Los pensamientos, impulsos o imágenes no se reducen a simples preocupaciones excesivas sobre problemas de la vida real
3. La persona intenta ignorar o suprimir estos pensamientos, impulsos o imágenes, o bien intenta neutralizarlos mediante otros pensamientos o actos
4. La persona reconoce que estos pensamientos, impulsos o imágenes obsesivos son el producto de su mente (y no vienen impuestos como en la inserción del pensamiento)

Las compulsiones se definen por 1 y 2:

1. Comportamientos (p. ej., lavado de manos, puesta en orden de objetos, comprobaciones) o actos mentales (p. ej., rezar, contar o repetir palabras en silencio) de carácter repetitivo, que el individuo se ve obligado a realizar en respuesta a una obsesión o con arreglo a ciertas reglas que debe seguir estrictamente
2. El objetivo de estos comportamientos u operaciones mentales es la prevención o reducción del malestar o la prevención de algún acontecimiento o situación negativos; sin embargo, estos comportamientos u operaciones mentales o bien no están conectados de forma realista con aquello que pretenden neutralizar o prevenir o bien resultan claramente excesivos

B. En algún momento del curso del trastorno la persona ha reconocido que estas obsesiones o compulsiones resultan excesivas o irracionales.
Nota: Este punto no es aplicable en los niños.

C. Las obsesiones o compulsiones provocan un malestar clínico significativo, representan una pérdida de tiempo (suponen más de 1 hora al día) o interfieren marcadamente con la rutina diaria del individuo, sus relaciones laborales (o académicas) o su vida social.

D. Si hay otro trastorno, el contenido de las obsesiones o compulsiones no se limita a él (p. ej., preocupaciones por la comida en un trastorno alimentario, arranque de cabellos en la tricotilomanía, inquietud por la propia apariencia en el trastorno dismórfico corporal, preocupación por las drogas en un trastorno por consumo de sustancias, preocupación por estar padeciendo una grave enfermedad en la hipocondría, preocupación por las necesidades o fantasías sexuales en una parafilia o sentimientos repetitivos de culpabilidad en el trastorno depresivo mayor).

E. El trastorno no se debe a los efectos fisiológicos directos de una sustancia (p. ej., drogas, fármacos) o de una enfermedad médica.

Especificar si:
Con poca conciencia de enfermedad: si, durante la mayor parte del tiempo del episodio actual, el individuo no reconoce que las obsesiones o compulsiones son excesivas o irracionales.

A partir del estudio del trastorno se ha podido apreciar cómo la temática de preocupación que presentan las personas que padecen un TOC puede agruparse en áreas, a continuación se enumeran las obsesiones y las compulsiones más comunes.

Dentro de las obsesiones se recogen:

Ë     La contaminación (ej. contraer una enfermedad al estrechar la mano a los demás)

Ë     Impulsos de carácter agresivo que horrorizan a la propia persona ( ej. hacer daño a una niña)

Ë     Fantasías sexuales (ej. una imagen pornográfica recurrente)

Ë     Dudas repetitivas (ej. preguntarse si ha cerrado la puerta de la calle con llave o no)

Ë     Disponer las cosas en un orden determinado

En cuanto a las compulsiones más frecuentes se aprecian tareas como:

Ë    Lavado o limpieza

Ë    Puesta en  un orden determinado ciertos objetos

Ë    Comprobaciones reiteradas

Ë    Contar una y otra vez hasta cierto número

Ë    Guardar periódicos, correspondencia o empaques que ya no son necesarios

Ë    Demandas o exigencias de certeza

Ë    Acciones repetitivas

Para poder entender el mantenimiento de este problema es útil hacer uso de una explicación gráfica, donde se aprecia como el malestar que produce una obsesión (pensamiento intrusito) se trata de disminuir haciendo una compulsión (ritual compulsivo), al disminuir, en alguna medida, este malestar hace que se siga practicando la compulsión cada una de las veces que aparece el malestar para poder librarse de él.

Un modelo explicativo simplificado para entender el mantenimiento de este problema sería:

Dentro de las causas explicativas que originan este trastorno se recogen componentes genéticos, a nivel cerebral se encuentran implicadas varias sustancias, también se han apreciado explicaciones de tipo estresor, es decir, un fuerte estrés podría desencadenar una predisposición encubierta a desarrollar el trastorno.

Actualmente la forma de tratar esta sintomatología es a través de dos herramientas:

–         la Terapia Cognitivo Conductual (en especial las estrategias de Exposición y Prevención de Respuesta: si seguimos el modelo explicativo anterior, este tratamiento trata de exponer al paciente al malestar que provoca el pensamiento intrusito sin dejarle llevar a cabo el ritual compulsivo).

–         combinada con la administración de fármacos como los ISRS y la clorimipramina, fármacos con efecto antiobsesivo.

Poder enfrentarnos a una sintomatología como esta requiere apoyo de especialistas, por eso si piensas que podrías estar sufriendo algo similar pide ayuda para poder empezar a sentirte mejor.

 

Vanessa Gallego de Marcos
Psicóloga especialista
Tel: 639775533
C/Profesor Beltrán Báguena 5, planta 9-despacho 4-Valencia
vgdemarcos@gmail.com

@vgdemarcos

 

Anuncios

Publicado el 15 enero, 2011 en psicología, Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. 1 comentario.

  1. Thank you, I have just been searching for info approximately this subject for a while and yours is the best I have found out till now. However, what about the bottom line? Are you sure concerning the source?|What i do not understood is if truth be told how you’re not actually much more well-liked than you may be now. You’re very intelligent.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: